Diversidad sexual

Desde la perspectiva del sexo como proceso vital, la sexología puede ser utilizada para abordar los problemas sexuales desde diferentes vertientes. A continuación, se puntualizan algunos conceptos básicos relativos a las cuestiones de género:
Lo primero y más importante es percibir el GÉNERO desde una perspectiva no binaria, es decir, hombre / mujer. O que es algo como papeles determinados al nacer. Cada persona es única, así como su identidad y expresión de género u orientación sexual.

Identidad de Género

Es cómo uno se percibe – mujer, hombre o alguna combinación de los dos – y como cada uno interpreta lo que eso significa. La identidad de género se encuentra en nuestra parte mental, es como nos vemos.

Expresión de Género

Es cómo cada uno demuestra el género con el cual se identifica (basado en papeles tradicionales de género). Puede ser por medio de acciones, ropas, comportamientos e interacciones. Mirado desde la perspectiva de un espectro, en un extremo está lo femenino, en medio la androginia y en el otro extremo lo masculino. La expresión es netamente externa y está relacionada con nuestra expresión corporal.

Orientación Sexual

La orientación sexual se refiere a la atracción física, afectiva y emocional que se siente por otra persona. Esta inclinación o interés se basa en el sexo / género de aquella persona en relación con uno mismo. Considerado desde el punto de vista como si de un espectro se tratase, en un extremo está la heterosexualidad. En medio la bisexualidad y en el otro extremo la homosexualidad.
La orientación sexual se refiere solo al aspecto emocional de atracción hacia otra persona. En ocasiones esta es inexistente, como el caso de los asexuales, quienes no sienten atracción hacia otras personas. En la Clínica de Sexología nos enfocamos en la diversidad sin juicios y sin señalamientos. Con total confianza para que todas las personas se sientan lo más cómodas posible. Realizando para ello un abordaje de la sexología desde una manera inclusiva con un enfoque feminista y LGTBI.

Sexo Biológico

El sexo biológico se refiere a los órganos, hormonas y cromosomas que una persona posee. A saber:

El sexo biológico se refiere solo al aspecto genital, no necesariamente relacionado a la identidad o expresión de género y son cuestiones independientes.

Diversidad

Cada día se entiende más la sexualidad humana desde el concepto de diversidad y no desde la clasificación de lo que es normal o no. La sexualidad humana posee tantos matices que se hace necesario abordar el tema desde el concepto de pluralidad.
En esta pluralidad se encuentra el colectivo llamado LGBTIQ+, lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersexuales y queer. La intersexualidad es lo que antes se denominaba hermafrodita. El término queer rechaza las etiquetas y se rehúsa a catalogar a las personas por su orientación sexual o identidad de género.
Desde este espacio ofrecemos terapia sexual inclusiva y capacitación en abordaje terapéutico a parejas del mismo sexo, diferentes orientaciones sexuales y género.

Responsabilidad emocional

La educación sexual es un área del conocimiento cuyo fundamento son las nociones básicas de la fisiología humana. Su estudio se basa en el comportamiento sexual entre hombres y mujeres. Ahora bien, la educación sexual debe ser completa, los seres humanos no somos solo seres sexuales dotados únicamente de genitalidad.
Para ello se hace indispensable apreciar al ser humano en su totalidad, es decir, desde el ámbito social, educativo, intelectual, ético, moral, físico y estético. Sin dejar de lado y, en completa consonancia con el ámbito sexual, se encuentra el ámbito afectivo.
La educación sexual es la expresión del afecto, es la exteriorización de los sentimientos. Es por ello que la educación sexual no estará completa sin la formación en relaciones interpersonales y el aprendizaje eficaz del proceso de comunicación.